No te confundas con una academia

Una academia no es un instituto terciario y no dicta carreras con títulos oficiales, sino que es un establecimiento que imparte formación en diferentes especialidades por medio de cursos que muchas veces son anunciados como “carreras”.

CARRERAS SON AQUELLAS QUE TE FORMAN COMO PROFESIONAL, es decir, que te otorgan un título que te habilita a ejercer profesionalmente una especialidad determinada, y son impartidas por instituciones educativas con reconocimiento oficial del Ministerio de Educación nacional o provincial, es decir, las instituciones de nivel superior (terciarias y universitarias).

Para ello, los institutos terciarios deben cumplir con una serie de normas y requisitos educativos exigidos por el respectivo Ministerio de Educación, los que, en definitiva, aseguran la calidad de la enseñanza que imparten, una adecuada formación profesional y la validez del título que otorgan.

Las academias no están reguladas por ningún organismo oficial de educación y, por lo tanto, tienen libertad para dictar cualquier tipo de curso, con el contenido y la duración que ellas determinen, por lo que generalmente no responden a las verdaderas necesidades del mercado y/o no forman adecuadamente a un profesional.

Por lo tanto, los cursos que imparten (que en muchos casos denominan “carreras”) están pensados más en necesidades de marketing que en necesidades reales de la sociedad y del mercado laboral.

Las academias sólo tienen que cumplir frente a la autoridad competente requisitos edilicios, de seguridad e higiene, como todo establecimiento de acceso público.

Algunas academias (no todas), por medio de publicidad engañosa, indican que dictan “carreras”, prestando a confusión con las verdaderas carreras de validez oficial y nacional que realmente forman profesionales.

La mayoría de las academias no se autodenominan así, y muchas veces se autodenominan “institutos”, dando lugar a la confusión con los institutos terciarios y confundiendo sobre la validez de sus títulos. Lamentablemente muchos jóvenes se enteran que no tienen un título oficial recién cuando terminaron la “carrera” y reciben un diploma que no los habilita a ejercer como profesionales y que tiene nulo o escaso valor en el mercado laboral.

Si bien, ciertamente, hay academias tradicionales, serias y de prestigio, muchas otras se inscriben en la situación recién descripta.

Ante cualquier duda sobre el reconocimiento oficial de la institución educativa en la que estás interesado y en la validez oficial de sus títulos, exigiles que te muestren las respectivas resoluciones ministeriales que la habilitan como instituto incorporado a la enseñanza oficial y que reconocen a sus carreras.

En última instancia, también podés recurrir al Ministerio de Educación de tu provincia donde podrás averiguar sobre esta institución.

Te puede interesar también

Compartilo con tus amigos

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • LinkedIn
  • Yahoo! Bookmarks
  • RSS
  • Pinterest
  • Blogger
  • Email

Necesitás información sobre ?

Envianos tu solicitud de información completando el siguiente formulario. Todos tus datos serán mantenidos en forma confidencial y se utilizarán para brindarte la información que solicitás por medio de Carreras con Futuro y de las instituciones educativas correspondientes.