Por qué decidí estudiar la carrera de Corrector de Textos

Me preguntarás por qué decidí en 2009 estudiar la carrera de Corrector de Textos. En primer lugar, siempre me gustó leer todo tipo de escritos (periodísticos, literarios, de divulgación científica) y me indignaba cada vez que detectaba preposiciones mal usadas o palabras con tildes ausentes o de más, entre los errores más leves. Imaginaba qué interesante hubiera sido determinado relato si en lugar de desplazar el sujeto a un sector de la oración que hacía difícil su lectura, alguien lo hubiera colocado en su lugar correcto.

Lo mismo me sucedía con la oralidad, estaba cansado de escuchar periodistas o profesionales de prestigio cometer fallas léxicas como queísmos o dequeísmos, o usar gerundios como adjetivos o como verbos cuya acción demostraba posterioridad.

Paralelamente, tenía escritos varios cuentos y poemas, y pensaba que me gustaría corregirlos con criterios académicos y fundamentar su ajuste, y no modificarlos, como lo hacía, en forma intuitiva o porque me “sonaba” mejor.

Busqué en Internet la carrera de Corrector y encontré que algunas universidades la tenían como título intermedio de profesorados o licenciaturas, detalle que me pareció por demás insuficiente y engañoso. Si yo quería ser Corrector por qué tenía que inscribirme en un profesorado que forma docentes o en una licenciatura que prepara el camino para la investigación.

En la búsqueda también me topé con alguna academia de aureola rimbombante que ofrecía diplomaturas, títulos internacionales, etc., pero sin ningún reconocimiento oficial. “Cantos de sirenas”, pensé, que obnubilan con congresos o jornadas para correctores, pero que no tienen planes de estudios equilibrados y sometidos a supervisiones permanentes ni a actualizaciones, a la vez que dejan desprotegido al egresado sin ninguna defensa frente a los que sí pueden presentar un título respaldado por el Ministerio de Educación.

Cuando mis esperanzas comenzaban a desvanecerse, mi novia, que tiene una amiga correctora, me avisó que existía un instituto terciario, el Instituto Mallea, muy reconocido en todas las editoriales y medios gráficos, que dictaba la carrera que estaba buscando.

Entusiasmado, entré en su página web (www.institutomallea.com.ar) y leí toda su oferta educativa. Allí me enteré de que el equipo Mallea había creado dos tecnicaturas, la de Redactor y la de Corrector de Textos en las modalidades presencial y a distancia. Ambas me atrajeron profundamente y me alegré cuando supe que haciendo primero una podía después completar la otra por poseer un grupo de asignaturas comunes, aquellas relacionadas con la lengua propiamente dicha como Sintaxis española, Normativa de la lengua, Lengua y comunicación, entre otras.

Además me tranquilizó el hecho de que si cambiaba de trabajo (y de horario) podía pasarme de turno o a la modalidad a distancia, en forma total o parcial, en cualquier momento de la carrera.

Les cuento que, empezado el segundo año, entré a trabajar en una editorial como Corrector. Si bien al principio tuve temores, luego me di cuenta de que trabajaba de lo que estudiaba y ambas tareas se complementaban asombrosamente. Los compañeros, que como yo se animaron a tomar trabajos freelance o en relación de dependencia, compartían sus experiencias laborales en la clase de taller de corrección o en el foro, y juntos reflexionábamos, con ayuda de los profesores, sobre los casos de mayor complejidad y sobre los avances que cada uno iba adquiriendo.

Hoy ya soy Corrector profesional, que no lo sabe todo ¡sería imposible!, pero que tiene las herramientas y la actitud abierta para la educación permanente.

Con dos compañeros abrimos a fines de 2011, recién egresados, un blog (http://verbaetumbra.blogspot.com/) y ofrecemos nuestros servicios de corrección y de redacción, ya que uno de ellos es redactor. Además publiqué mi primer libro de cuentos fantásticos llamado “Bajo un cielo carmesí”.

Esta es mi historia y quise compartirla con vos que todavía estás en la duda de dónde estudiar.

Daniel Flores
Corrector Literario Especializado
Egresado del Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea

Ficha de la carrera

Carrera: Tecnicatura Superior en la Corrección de Textos.
Título: Técnico Superior en la Corrección de Textos.
Características del título: nivel superior, oficial, con validez nacional.
Requisitos de ingreso: título secundario.
Duración de la carrera: 3 años.
Modalidad de cursado: presencial y a distancia.
Plan de estudios: ingresar aquí.

Acerca del Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea

Con más de 20 años dedicados a la formación de Redactores y Correctores, el título oficial del Instituto Mallea prepara para una efectiva salida laboral, ya que el perfil del egresado de sus tecnicaturas fue diseñado con planes de estudios donde se conjugan la teoría con la práctica profesional requerida por el mundo del trabajo.

Las carreras se desarrollan en tres turnos con una carga horaria reducida (tres días en la semana de tres horas cada uno), dado que hay apoyaturas de material didáctico propio de cada materia y foros virtuales para las prácticas.

El Instituto Mallea ofrece:
– pasantías para sus egresados y alumnos avanzados en importantes centros y empresas;
– una bolsa de trabajo propia (el Centro de Corrección y Redacción) y una externa (a partir de sus convenios);
– la posibilidad de seguir perfeccionándose con sus cursos extracurriculares;
– articular con universidades para continuar con licenciaturas en comunicación y periodismo;
– la habilitación, en el caso de la docencia, para dar clases de Lengua y Talleres literarios, con el aval de 1 (un) punto de la Junta de Calificaciones Docente.

Información

Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea (A-1369)
Virrey Arredondo 2416 (esq. Av. Cabildo), (1426) Buenos Aires, Argentina
Tel./fax: (54-11) 4782-2701, tel.: (54-11) 4783-1088
Email: info@institutomallea.com.ar
Sitio web: www.institutomallea.com.ar

Necesitás información sobre ?

Envianos tu solicitud de información completando el siguiente formulario. Todos tus datos serán mantenidos en forma confidencial y se utilizarán para brindarte la información que solicitás por medio de Carreras con Futuro y de las instituciones educativas correspondientes.